POKUASE, ACCRA. REQUIEM FOR A MUSIC DREAM !!!

No había día que el gallo no empezara a cantar antes de las seis de la madrugada. A las siete de la mañana, hora en la que yo me levantaba, el barrio de Pokuase, situado en la periferia de Accra, Ghana, era ya un completo bullicio de idas y venidas. L@s niñ@s, bien cogidos de la mano de sus hermanos y hermanas, se apresuraban para no llegar tarde a la escuela, las mujeres, esas valientes almas africanas, empezaban a abrir sus pequeños negocios de ventas varias en las cunetas de las calles; camiones, motos, coches y demás transportes, se entrecruzaban unos con otros para llegar al centro de Accra, donde se concentra la mayor actividad comercial.

El barrio de Pokuase es humilde, la electricidad prepagada les supone, a muchos vecinos, un dolor de cabeza. Principalmente, porque no pueden acceder a su coste en muchos casos. Por consiguiente, y pese a tener las instalaciones, no disponen del servicio.

Alrededor de 15 días estuve viviendo con Rapheal y su hermano Osman. Rapheal es un joven simpático, siempre preparado para echar una mano. Le encantaría ser futbolista. En una de nuestras conversaciones, le sugerí que sería mejor que pensara en un plan B, por si el plan A, futbolista, no le funcionaba. Se lo comenté siempre des del respeto. Todos sabemos como de feroz es la competencia en el fútbol. En África, en los países que he visitado hasta la fecha, los jóvenes están locos por llegar a ser futbolistas. Todavía tengo el recuerdo de aquella peluquería masculina en el barrio de Calaba Town, Sierra Leona. En la pared había un cartel donde se exponía a todo color las casas, las novias, los coches y los millones de los mejores jugadores de fútbol, Christiano Ronaldo, Messi…Ante tal espectáculo y sin una educación crítica de calidad, millones de jóvenes se ven “atrapados” por la locura del fútbol.

screen-shot-2016-12-07-at-11-55-09

screen-shot-2016-12-16-at-00-02-37

Los tres, Raphael, Osman y un servidor, compartíamos una pequeña habitación. Siempre me dejaron dormir en el único colchón que había. Mientras tanto, Osman utilizaba una manta con una almohada en el suelo y Rapahel un sofá bastante rígido.

Osman tenía otra forma de ver la realidad. Actualmente trabaja en una escuela privada. Tengo muy buenos recuerdos de sus conversaciones. Un día me dijo, – te puedo recitar de la A a la Z un tipo de iglesia para cada letra del abecedario. Y es que Ghana es uno de los países más religiosos del mundo. Tiene iglesias de todo tipo, formas y tamaños. Osman, al igual que otros africanos y africanas (pocos, desafortunadamente) que me he ido encontrando por el camino, no ven con buenos ojos esta “masificación” de tanta iglesia. Todos ellos fueron capaces de avistar un negocio millonario, pero sin una mejora en la calidad de los servicios públicos básicos para la ciudadanía, educación, sanidad, servicios sociales…

screen-shot-2016-12-07-at-12-09-10

A parte de la educación, a Osman le gustaba cantar, expresar sentimientos y sensaciones a partir de diferentes melodías. Me propuso si AFRICAHUGS podría realizar un video de su canción más “hit”. Sin dudarlo dos veces, cámara en mano, nos dispusimos a visitar los rincones emblemáticos de Pokuase. Una cantera, un puesto de venta de cocos, una casa humilde para introducir el video, unos niños que amablemente nos ayudaron en los coros…y la canción “Wubotom” iba tomando forma, y los diferentes planos iban cobrando vida.

screen-shot-2016-12-16-at-00-03-35

20161207-dsc_0396

África tiene talento, lo he visto en cada rincón de mi viaje educativo, en cada pueblo y ciudad visitada. Allá donde AFRICAHUGS se encuentre, nos dispondremos a dar voz, a difundir historias de éxito, otras narrativas de África que Occidente necesita conocer. África no es y nunca ha sido ese continente oscuro, aquel donde tantos y tantos occidentales han escrito – y todavía lo hacen-, auténticas barbaridades sobre sus habitantes. Ya en 1561, John Locke, mercader inglés, relataba, en uno de sus viajes a África, que sus habitantes eran “bestias sin casa” y además “no tenían cabeza, por lo que ojos y boca estaban en sus pechos”.

Os aseguro que tanto Osman, como Raphael o Mirror, los tres protagonistas del video, son adolescentes con talento, con cabeza, ojos o boca, esperando esa oportunidad para ser reconocidos. Jóvenes que cargan, sin ser responsables en lo más mínimo, con las consecuencias más nefastas del capitalismo salvaje. AFRICAHUGS está y estará a su lado, difundiendo su historia. Seria toda una ilusión para ellos tener la oportunidad de gravar su canción, distribuirla, darla a conocer. ¿Les echamos una mano?