PESCANDO LA INCIERTA MODERNIDAD. BIJAGÓS ISLANDS. GUINEA BISSAU

Siempre he pensado que para comprender bien una cultura, hace falta vivirla, meternos en su piel, en sus costumbres, sus rituales, sus formas, sus espacios y sus tiempos. AFRICAHUGS, desde que empezó su andadura el 23 de mayo de 2016, ha estado viviendo solo con gente local. Empezando por Gambia, el país de inicio, hasta donde nos encontramos en el momento de la redacción de esta crónica, en Conakry, a 12 de agosto de 2016.

El pasado 24 de julio tuve la oportunidad de salir de pesca en uno de los lugares más bellos del Planeta. Declaradas por las Naciones Unidas Reserva Natural de la Biosfera, las Islas Bijagós son un conjunto de 82 islas repletas de playas desiertas, vida animal de multitud de formas, delfines, hipopótamos, cocodrilos, tortugas, 155 tipos de peces diferentes, aves de multitud de colores…

.

20160724-_DSC0055

En este paradisíaco escenario, aunque eso sí, en plena estación de lluvias, AFRICAHUGS se embarcaba durante 3 noches y tres días para acompañar a unos valientes pescadores en su labor nada fácil y siempre carente de medios y recursos en su mayoría.

El primer y el tercer día estuvimos alrededor de la isla de Suga. Como la lluvia era abundante, la verdad es que no mucho tiempo para la pesca. El dormir y comer lo realizamos en una especie de casa abandonada, decrépita y medio derruida. Curiosamente, estaba llena de bidones de Cajú. Un vino local que se consume bastante en la zona. El cocinero, Cipriano, era el encargado de hacer hervir el agua, echar el arroz, ingrediente básico y fundamental en la comida africana y como no, los peces, siempre frescos. Los compañeros eran los responsables de buscar madera, encender  fuego y estar al tanto de que Lataya, esa bebida tan social que ya enunciamos en Senegal y Gambia, no dejara de llenar vasos.

20160724-_DSC0103

20160724-_DSC0060

Una vez el arroz y pescado estaban listos, un bidon de plástico partido por la mitad hacía de gran plato donde comíamos repartidos en dos grupos. Siempre me cedieron el primer lugar, siempre se encargaron de que no me faltara ni arroz ni pescado, siempre, cuando rodaban las rondas de Lataya, eran a mi a quién servían primero.

20160724-_DSC0070

20160726-_DSC0174

El segundo día dejó de llover por momentos. Fué entonces cuando decidieron dejar Suga y explorar Anchorman. Me impresionó bastante esta isla, diminuta pero muy cargada de todo. Vegetación exuberante, playas salvajes, pájaros de todas formas y colores, cangrejos gigantes. Allí hablamos con François, el único « habitante permanente » que poseía un campamento. François decía estar preocupado por su negocio debido a la situación actual, por la incertidumbre internacional, « la gente no viaja », su negocio no avanza. Le sorprende, también la cantidad de coches 4×4 gigantes de la ONU paseándose por Bissau y se pregunta por la efectividad del sistema.

En la misma playa cocinamos arroz con pescado y como no, bebemos té Lataya. Veo siempre una gran unión entre los pescadores. Bolo, el capitan de la canoa diferente a la de Cisaltina Ie, me cuenta que tiene que alimentar a sus 12 hijos, y que no es fácil la vida aquí.

20160724-_DSC0086

20160726-_DSC0207

La lluvia dificulta el descanso, saben que durante la estación de lluvias es complicado pescar. Siempre están mojados, la madera para encender fuego esta empapada. No obstante, si quieren comer, si quieren ganar un pequeño salario, no les queda otra que salir adelante.

En los tres días de pesca entablo amistad con Rabino, capitan de la canoa de Cisaltina. Un hombre de 32 años, casado y con un hijo. Solo con su mirada, le percibo responsable, trabajador, además de amable, y hospitalario. Le preocupa su situación, me comenta que para muchos, en las Islas Bijagós la pesca es la única salida. Salir a pescar con lluvia, siempre mojados, con escasas condiciones higiénicas, falta de aseo, sin ducharse y con misma ropa, es verdaderamente difícil.

En un momento de la conversación, Rabino se sincera conmigo y me comenta si podría echarle una manos, si pudiera ayudarle financiando algo del importe de la canoa o motor. Estoy seguro que si pudiera acceder a ello, Rabino sería un gran capitan dando trabajo y oportunidad a bastante gente. Le comento que lo único que puedo hacer, dado que AFRICAHUGS es proyecto pequeño y no tiene presupuesto para ello, es hacerlo público en la web y si alguien quisiera colaborar, me encargaría personalmente que el importe fuera directo a la adquisición de Canoa y Motor.

20160724-_DSC0049

Veo que son un equipo unido, que ya han salido otras veces a pescar juntos. Existe mucha solidaridad entre ellos, a la hora de cocinar, limpiar los cacharros, ir a coger leña, salir a la canoa, siempre mojados. Después, dado que es clima frío para ellos, encienden fuego y se calientan como pueden.

Son felices, pero con resignación. No soy el primer « branco » que ven. A las islas Bijagos van muchos, es destino de lujo en algunos casos, de pesca deportiva, donde los « brancos » se dejan miles de euros. Franceses, polacos, algún que otros inglés, español…acuden en la época seca a pasar sus vacaciones idílicas, a los hoteles regentados por los « brancos ». ¿Por qué unos tanto y otros tan poco? La estructura del capital, el salvaje, el despiadado, deja cada vez más a gente en los extremos, en la cuneta, máxime cuando son ellos los que poseen las riquezas naturales.

20160724-_DSC0068

20160726-_DSC0193

Una vez más, el trato hacia mi persona por parte de este magnífico grupo de pescadores ha sido simplemente excelente, compartiendo absolutamente todo, y sin pedir nada a cambio. Agradecen que « un branco » se interese por su cultura, que duerma, coma, viva lo mismo que ellos.

Como lo prometido es deuda, les dejo el contacto del tío de Rabino, dado que él no tiene email o posibilidad de acceder.

Honorio Fernandes

mtomb60@yahoo.com.br

telf +245 955 80 38 59

      +245 966 67 35 69

En todo caso también tenéis el correo de AFRICAHUGS, africahugs@gmail.com

Desde aquí este pequeño reconocimiento a una gran labor, para que se desarrollen programas de ayuda, apoyo, desarrollo de las islas Bijagós. Para que tanto gobierno como responsables internacionales se impliquen y contribuyan al desarrollo siempre sostenible de este pequeño tesoro que nos pertenece a tod@s