IBOGA, EL SECRETO MÁS PRECIADO DE GABÓN

No se si a vosotros también os a pasado pero, de repente empiezas a notar que, en un lugar determinado, el cúmulo de energía es mayor que en otros en los que previamente estuviste.

Jaques Cousteau una vez dijo, “ casi siempre en la historia, los humanos hemos luchado para sobrevivir en la naturaleza; en este siglo, nos damos cuenta que, para sobrevivir, tenemos que protegerla”. Esta frase cobró total sentido y realidad cuando me adentré en, posiblemente, uno de los países más bellos del mundo: Gabón.

20170618-MusicExchangeProgram-27

20170618-MusicExchangeProgram-30

Y dejaba Camerún, un país ya sobre explotado por las grandes compañías de la madera. Y me adentraba en Gabón por Ambam, un lugar de encuentro para gente de Camerún, Gabón y Guinea Ecuatorial. Este pueblo es conocido en la zona por su “mercado mundial”, todo un mar de gente comprando y vendiendo artículos de la mas diversa significación.

Mientras nos acercamos a la frontera, el conductor del autobús nos anunciaba que sería imposible cruzarla, por lo que nos tocó dormir en la estación. Allí conocí a Conti y su amigo, quienes venían de celebrar una competición de boxeo en Yaoundé, Camerún. Hasta la fecha guardo amistad con ellos. Durante todo mi periplo en Libreville, siempre estuvieron a mi disposición por todo lo que pudiera requerir.

20170625-Ebando.Tatayo-4

20170702-untitled

El trayecto con transporte público desde Bitam, norte de Gabón hasta Libreville, se convirtió en todo un parque de atracciones, un regalo para los ojos, los oídos, el espíritu. Nunca había visto antes un país tan cargado de verde, de bosque espeso, de vida latente. Desde lo más profundo de la selva gabonesa emerge una raíz sagrada llamada Iboga. Sinceramente nunca antes había oído hablar de esta planta sagrada, hasta que conocí a Hugues Obiang Poitevin, también conocido como TataYo. Por azares del destino, por conexiones entre compañeros, seres humanos que en la sombra me ayudan sin cesar para encontrar a otras gentes, mi presencia desembarcó en su asociación Ebando durante algunos días.

Tatayo regenta en La Sablière, la avenida más lujosa de Libreville, una asociación de iniciación con Iboga. A diferencia de casi todos los que allí viven, políticos y/o hombres de negocios que a base de blanquear dinero ilegal y corrupto, construyen mansiones, TataYo se aloja en un camión, si, el gran remolque de un camión. Allí tiene su casa, y también su familia. La asociación se compone de trabajadores en situación de exclusión en Gabón. Son jóvenes que acuden a pedir ayuda, auxilio. También los hay mayores. todos ell@s encuentran cobijo y salario digno en Ebando, la asociación regentada por TataYo.

20170625-Ebando.Tatayo-17

20170618-MusicExchangeProgram-69

Durante 10 días, conversamos con él, sobre temas de rabiosa actualidad de Gabón y la FranceAfrique, también, y sobre todo, de los beneficios del Iboga. Poco os voy a contar sobre ella. Seria interesante que pudierais ver el video adjunto y escuchar atentamente, como TataYo nos narra en primera persona cuáles son sus ventajas y a quién va dirigida esta planta sagrada.

Gabón es el mejor ejemplo de, hasta que punto el ser humano ha sido inspirado por fuentes africanas. Artistas, pintores, músicos, escritores…alguna vez han sido tocados, guiados, aprehendidos por la fuerza y la positividad que representa el continente más rico de la tierra.

Con el Iboga nos dimos cuenta de las posibilidades de curación de la naturaleza. Muchos tendríamos que darnos un paseo por bellezas como Gabón o lugares similares, para sincerarnos con los orígenes, para tenerlos en cuenta con respeto, para no maltratarlos, para, cuando menos, venerarlos por que de ellos, de ella, de la naturaleza depende la vida de tod@s, el futuro de tod@s.

Para l@s que queráis saber más de la asociación Ebando, os dejo el enlace a su web.

http://ebando.org/

Allí podréis encontrar testimonios de otras personas que ya experimentaron Iboga.

África está vendiendo más tierra a especuladores que la suma de los otros continente. Aquí os dejo una lectura interesante para la reflexión y el debate.

http://vientosur.info/spip.php?article11325