EL AMARGO SABOR DE LA LIBERTAD

                                                                 EL AMARGO SABOR DE LA LIBERTAD

Como un volcán en erupción, como las olas de Invierno de un océano en celo, como un viento huracanado golpeando fuertemente los árboles de la frondosa selva tropical, así va sonando poco a poco el poema de David Diop, “Afrique, Mon Afrique”.

Empieza Celine Chantal aludiendo a ese pasado glorioso africano que nunca leerás en los medios, porque ha sido borrado, cambiado, quemado, prostituido. África existía antes de que  misioneros de turno, exploradores de hotel de cinco estrellas, conquistadores con flotas de quinientos hombres armados hasta los dientes llegaran a este hermoso continente.

20170601-Jueurs futball Cameroun-12

20170601-Jueurs futball Cameroun-15

Sigue Michelle junto con Gietring, y recuerdan con nostalgia a esas madres africanas, a esas madres-abuelas que han dado todo por su familia, que se entregan con alma y corazón a sus hijos e hijas. Esas abuelas que, pese al duro trabajo manual en cada tarea, siguen cantándole a África en la lejanía junto a un río.

Con decisiva expresión y mirando firmemente a la audiencia, Aminatou y Sophie nos brindan con esa frase explosiva, “ Nunca te conocí, pero mi mirada está llena de tu sangre”. Y pienso para mis adentros, con infinita rabia inusitada, que si muchos se acercaran con honestidad y amor a África, no la tendríamos como ahora, queriendo todavía desembarazarse de las pesadas e injustas cadenas del neocolonialimo, el que se agarra con firmeza como el retoño a la teta, el que succiona hasta la saciedad sin ni siquiera dejarte respirar.

La manera de declamar de Saïbouali, Carla, Oumarou, Yvan Steve y Joël, me recuerda a las cadenas de la esclavitud. Observa atentamente las cuatro intervenciones de est@s valientes . Ellas se van entrelazando lentamente, aumentando la tensión en las palabras : “tu hermosa sangre a través de los campos, la sangre de tu sudor, el sudor de tu trabajo, el trabajo de la esclavitud, la esclavitud de tus hijos”. Cada frase tiene sentido a partir de la siguiente, cada palabra va cobrando fuerza a partir del apoyo de las palabras posteriores, cada verbo, cada nombre. Sangre. Sudor. trabajo. Esclavitud. Hijos. Y nos retrotrae a un tiempo y lugar todavía pendientes. A un tiempo y lugar demasiado marcado por el pasado, por un pasado todavía caliente, que sigue pagando las consecuencias de la dominación a cualquier precio.

20170601-Jueurs futball Cameroun-27

20170601-Jueurs futball Cameroun-13

Y tuvo que venir Lamine, el siguiente alumno, a sincerarse con mama África. Lo imagino derecho, delante de una inmensidad de bosque, cubierto por infinidad de plantas, de árboles de mil tamaños y colores, de animales que se van acercando,  dibujando una inocente sonrisa a medida que pasan delante de nuestro Lamine. Es ella, África. De repente, levanta la mirada, sus ojos se van desplazando hacia arriba. Parece no tener fin el recorrido, el dibujo de su particular atisbo de un extremo al otro.  “África, dime, África”. Solo tres palabras para llamar la atención de todo un continente, para quedarse perplejo ante tanta belleza, ante tanta dulzura, aunque también sufrimiento y dolor.

Tenía que venir. Una pregunta sostenida, nada más y nada menos que por cuatro intrépid@s alumn@s. Stephie, Nnanba, Mouhama, Marie Anne, “¿ Eres tu esa espalda que se doblega, que se resigna bajo bajo el peso de la humildad, esa espalda que tiembla con sus rojas marcas y que a mediodía soporta el látigo por las rutas calurosas?”. Una pregunta que nos pone entre la espada y la pared. Una pregunta que resume, como pocos hicieron antes, el pasado a la vez glorioso, a la vez maltratado, prostituido de África. ¿Cuál seria tu respuesta? ¿ Qué responderías tu si te miraran firmemente a los ojos? Imagínate África, piénsate ella por unos instantes, con toda su carga, con todo su peso a las espaldas y dime honestamente, sin tapujos, sin pretextos, sin mentiras, lo que surge de tus entrañas, de lo más profundo de tu alma, de tu ser.

20170602-école Camp Bové Yaoundé-29

20170602-école Camp Bové Yaoundé-13

Será entonces cuando el alumno Pierre Fourre Maxime, prepara la respuesta. Una respuesta que molesta, cargada de ruido, de disidencia, de disonancias, de discrepancias. “Entonces una voz solemne me respondió”

“Hijo impetuoso, aquel árbol robusto y joven, si, aquel árbol de allá. Soberbiamente , solo, en medio de flores blancas y mustias, es África, tu África, que retoña. Que retoña pacientemente, obstinadamente, y cuyos frutos tienen poco a poco, EL AMARGO SABOR DE LA LIBERTAD”.

20170609-école Camp Bové Yaoundé-8

20170602-école Camp Bové Yaoundé

He aquí la máxima expresión, el clímax final con el que David Diop nos brindó en el final de su poesía “Afrique, Mon Afrique”. He aquí EL AMARGO SABOR DE LA LIBERTAD. Una libertad todavía agria, desabrida, áspera, disgustada, enfadada. Que desea ser completa. Que quiere desprenderse de parásitos, de inmundicia, de mugre.

¿ Para cuando la verdadera LIBERTAD DE ÁFRICA ?

Pasó en Yaoundé, en la escuela pública Camp Bove, en el mes de Junio de 2017.